FALLECE FRANCISCA AGUIRRE, POESÍA Y COMPROMISO SIN DESCANSO

Acaba de fallecer nuestra amiga Paca Aguirre. Poco se puede decir, lo dijo todo ella en su literatura. Nuestra revista le dedicó un homenaje con motivo de la concesión del Premio Nacional de las Letras. Nuestras condolencias a la familia.

Reproducimos lo publicado por nuestro colaborador Santos Domínguez

Francisca Aguirre, Nacional de las Letras

Cuando mataron a mi padre/ nos quedamos en esa zona de vacío/ que va de la vida a la muerte,/ dentro de esa burbuja última que lanzan los ahogados,/ como si todo el aire del mundo se hubiese agotado de pronto.

Por versos como esos y por una larga trayectoria de la que forma parte el libro al que pertenecen, Los trescientos escalones, ha merecido Francisca Aguirre el Premio Nacional de las Letras que otorga el Ministerio de Cultura.

Desde Ítaca, su memorable primer libro, Francisca Aguirre ha ido recorriendo casi cinco décadas de coherencia, de escritura sostenida en el esqueleto resistente de lo auténtico.

Medio siglo de emoción y temblor de la memoria, de poesía moral, escrita con unas cuantas palabras verdaderas, como quería Antonio Machado, su maestro mayor de ética y estética.

En ese libro se cifran muchas de las claves temáticas, éticas y estéticas que recorren el resto de su poesía, reunida en Calambur bajo el título Ensayo general.

Los trescientos escalones es un libro atravesado por la experiencia vital y moral del viaje al exilio y a las pérdidas, un viaje rememorativo en el que Francisca Aguirre ajusta cuentas con el pasado. En sus páginas la poesía se convierte en salvación de la memoria erguida frente a las pérdidas, en refugio del desamparo y en habitación de los sueños frente al miedo, el hambre y el frío de la guerra y la posguerra, frente a una intemperie desvalida, en mitad de un mundo desaforado / cubierto de horror y pena.

 Es la poesía como espacio de salvación, como cosa cordial de la que habló uno de los poetas más inagotables y queridos por la autora, Antonio Machado, padre y maestro oscuro entre los álamos del Duero.

Pero la de Francisca Aguirre es también una poesía celebratoria en la que hay un homenaje constante a lo que nos salva de la desgracia, a la amistad y la literatura, a la pintura, a la música clásica y a la copla. Y, a pesar de todo, es también un homenaje a la vida: La vida entre los dientes de repente /como un sabor neutral nos pulveriza, /nos somete, nos calla, nos ofende/y nos deslumbra, y nos levanta, y crece.

Porque a pesar del dolor, de la orfandad y la injusticia –esta vida, hay que ver, qué desatino-, sobre el sufrimiento y la desolación se impone la esperanza en este verso memorable: el mundo para siempre ya es mañana.

Santos Domínguez

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s