RAÚL GUERRA GARRIDO ACERCA A BAROJA

La serie BAROJA Y YO, de IPSO ediciones, presenta el tomo de Raúl Guerra Garrido Un morroi chino con un higo en la coleta. Delicioso acercamiento a aspectos auténticos de Pío Baroja.

UN MORROI CHINO CON UN HIGO EN LA COLETA

(Serie Baroja y yo)

Raúl Guerra Garrido, IPSO Ediciones, 2018

Por José Luis Esparcia

            Con la misma sensibilidad con que es capaz de exponer recovecos de la vida resistente, la vida que la honestidad y las buenas intenciones terminan por dirimir al individuo en su colectivo, Raúl Guerra Garrido desnuda un poco la visión general de Pío Baroja desde un sentimiento personal que es también huella de las incontables lecturas y relecturas que este AUTOR de hoy Raúl Guerra) hace del AUTOR de entonces (Pío Baroja), desde que el joven Guerra Garrido lo descubriera donde se descubre el recuerdo perenne: en los estratos paternos y maternos. Por ello, Un morroi chino con un higo en la coleta, de la serie Baroja y yo (IPSO Ediciones, 2018) nos recuerda, en cierto modo, a aquellos cuentos de infancia en que lo principal era siempre nuestro sentimiento de triunfo al comprobar que terminado el cuento, habíamos descubierto nuevos rincones del mundo infantil que añadir al nuestro propio. Aquí el mundo barojiano es una fuente de gran fertilidad para el nuestro.

            Breve pero esencial reflexión del AUTOR de hoy sobe sólitas cuestiones, pero que comportan descubrimientos de grato interés. Y traslación de reflexiones del AUTOR de entonces sobre condiciones y condicionamientos humanos que aportan la carga de gran oportunidad racional que del AUTOR de entonces fluía como no lo hacía de otros.

            Raúl Guerra Garrido se adentra con suma conciencia de lo que hace y con suma humildad al hablarnos de lo que le une a Baroja a través del recorrido de la senda literaria, de las estelas con que el AUTOR de entonces señala. Miliarios de la conciencia humana que son como lápidas caídas de la copa de un olmo viejo y alto, altísimo:

            “La ley es inexorable, como los perros: no ladra

            Mas que al que va mal vestido”

o

            “La preocupación por la estética es el primer

            Síntoma e impotencia”

            Y añade notas de ilusión recuperada a través de la toma de conciencia de la realidad: del dolor, por ejemplo, como una huella de conocimiento de la vida.

            Son 77 páginas de pequeño formato que miran al lector con un aroma de esencia – de pócima lenitiva podría decirse a tenor del AUTOR de hoy- al que, desde el principio, es imposible resistirse porque fluye con gran serenidad y vivacidad al tiempo; es el corazón de un Raúl Guerra tocado por la razón más humana y literaria posible a la vez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s