ALADO Y SAGRADO(Carmen Guaita)

Foto_pag_12_bFoto_pag_12_a

Antonio Hernández con Rafael Alberti                 Recibiendo el premio nacional de poesía

Antonio Hernández estuvo conmigo junto al lecho de muerte de Luis Rosales. Había comenzado a leer su libro Nueva York después de muerto por el último poema y supe que me hallaba ante un poetaparamí. Luego tuve el honor de conocer a la persona y comprobar que él es un poeta para todos.

   Platón dice en su diálogo Ion  que “un poeta es alado y sagrado, y cuando poetiza está demente y ya no habita en él la inteligencia”. El poeta crea su arte en un lugar donde rigen sin leyes el instinto de vida y el de muerte: la frontera entre la locura y la cordura. Así lo confiesa Antonio: Sentía un deseo estancado, los ojos como zarpas y el alma en la frontera. Es la misma idea de los filósofos alemanes cuando afirman que todo arte es poesía. En el idioma alemán, que tomó el testigo del griego para la Filosofía, Dichten significa “escribir poesía” y también “encontrar”. Cuando el poeta escribe, dice Heidegger, está “enajenado como un sonámbulo” porque necesita plegarse al proceso de creación. Y por eso encuentra la verdad, que es el desocultamiento del ser, un momento en el cual la racionalidad se retira y deja al ser manifestarse como tal. Y de ese momento surge la belleza, que no es sino la verdad desnuda.

   En la obra entera de Antonio Hernández brillan la verdad y la belleza. Cuando el lector se asombra ante la belleza de un poema suyo, no es porque algo esté representado de manera exacta –  no hay “realismo” en su obra – sino porque que ha tenido frente a él un relámpago de la verdad.

   Otro ámbito clave de la poesía es el tiempo. Un poeta es, en la definición de Antonio Machado, el hombre que emplea la palabra esencial en el tiempo. Así que la esencialidad – la aproximación templada y consciente a lo más profundo del ser-  y la ubicación en su propio tiempo son dos de las mejores características de Antonio Hernández como poeta. Él se pregunta, se conmueve, observa la vida y se sitúa ante ella, en un aquí y ahora concreto sobre el que se cuestiona. Porque es un poeta ensimismado, Antonio es universal; porque está comprometido con el tiempo presente, es eterno.

   Si le preguntamos a Antonio qué significa para un ser humano estar iluminado por la verdad cuando crea, qué es lo que siente al ser alado y sagrado, al ser poeta, él responderá desde sus versos: La poesía es la máscara que nos descubre. Con esas ocho palabras resume todos los tratados de filosofía y literatura.

   Sólo puede amar la poesía quien sea capaz de aguantar mirando la verdad cuando  acontece en un poema. Así nos lleva este poeta en el viaje y así nos llena el alma. Tal vez Federico adivinaba a Antonio Hernández cuando escribió: Tardará mucho tiempo en nacer, si es que nace, un andaluz tan claro, tan rico de aventura.

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s