Libros: “Obra poética completa de Carlos Álvarez”. Ed. Adeshoras, 2016

Cuando la poesía en España ofrecía una cara amable y ciertos autores se mostraban conformistas, exaltando las estéticas preciosistas sobre los mensajes que atronaban contra la injusticia de la dictadura, hubo poetas que no tenían su vista puesta en perfeccionar las imágenes; y no lo hacían porque, además de estar tocados por el don poético que les permite consecuciones estéticas de gran belleza, decidían compartir mensajes realistas y solidarios con el ser humano. Entre ellos, Carlos Álvarez destaca por su decisión humana de atesorar en su voz principios de fraternidad, que no solo no impedían alcanzar niveles estéticos de primer orden, sino que impulsaban la poesía cercana al ser tocado por el don de la poesía y de todos sus elementos.

   Carlos Álvarez fue uno de estos poetas que consiguieron poner en el centro del interés social y cultural del ser humano al propio ser humano, a los hombres y mujeres que cada día se debatían en un marco de injusticias y abusos, lo que no debía impedirles acceder al resorte intelectual y emotivo de la poesía, del arte en general, como vía para su propio crecimiento y liberación intelectual. Por ello, la obra de Carlos Álvarez está claramente entre las que se distinguen por una voz genuina e inimitable. Esta obra completa, editada por “Adeshoras”, es, por tanto, una oportunidad de acceder a una obra dispersa por razones editoriales y de censura política. El poeta itinerante que fue Carlos Álvarez en algunos periodos de su vida (exilio, cárceles, viajes profesionales y viajes personales) se refleja en parte de su obra, que nos enseña cómo ha ido interiorizando experiencias cotidianas y extraordinarias hasta arraigarlas en profundas creaciones del ámbito sentimental que solo son accesibles a poetas completos. Una poesía de grandes dotes constructivas, de fluido lirismo natural y de gran conocimiento de los elementos definitorios de la regla poética por excelencia: saber que lo escrito es útil a otros. La poesía es, entre otras cosas, terapia, como defiende la profesora y escritora Fanny Rubio. Por ello, poetas como Carlos Álvarez, que han construido parte importante de su obra con el horizonte de otros seres humanos que han hecho de la lírica individual luz colectiva, son más necesarios por su capacidad de identificar   en su interior y en su obra personal la vinculación real del ser humano con su capacidad de crear belleza a partir del lenguaje sin artificio.

   Carlos Álvarez identifica en su “Obra completa” un espejo de clara utilidad para las personas lectoras, de gran intensidad para el aprendizaje de los esquemas que la poesía cercana y de amplio destino desvela y que se identifican claramente con el propio ser humano colectivo en su diaria hacienda y en su defensa, y con el individuo que cada uno es en sus reflexiones, en sus experiencias internas únicas. Espejo, pues, a veces deseable por los valores que refleja y a veces arriesgado por las experiencias que lo motivan. Poesía en suma de un poeta sin ambages, que ha cumplido en cada obra, en cada etapa, el objetivo para el que –según él mismo dejó dicho al comienzo de su camino– comenzó a escribir poesía. No fue único objetivo, pero sí el más enérgico de este poeta de voz genuina, que forma parte del elenco de poetas distinguidos por el tono único de su voz poética.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s