Literatura, gestos y memoria: Actualidad de Fanny Rubio (José Luis Esparcia)

Fanny Rubio

La realidad que percibo de la estructura literaria en la sociedad española, en general, está muy relacionada con el sentido machadiano de la literatura frente a la vida literaria. Y se trata de distinguir entre los honores percibidos y los honores merecidos, que cada uno tiene su origen, sus intereses y sus consecuencias. Dijo Juan de Mairena: “Mucha obra valiosa y bella puede malograrse por una torpe economía de lo honorífico”. Y lo decía con el tono equilibrado donde aseveraba estar la clave para convivir. Por ello, no es aconsejable sustraerse a la verdad mediante la publicidad que tergiversa, que hace gestos contrarios a la verdad, a esa verdad que nos desvela María Zambrano: “…la verdad llega, viene a nuestro encuentro como el amor, como la muerte…”. Y todos los temores sobre los gestos disgregadores, desvirtuadores, se reflejan en el venero de Ángel Luis Prieto de Paula: “En sus mejores sueños, las gentes vulgares que tienen vicios pequeños aspiran no a eliminarlos, sino a tener vicios grandes como las personas a las que admiran”. Y todo lo referenciado es la expresión de algo que está en la vasta necesidad del ser humano global de sentir que forma parte del paisaje moral e intelectual, donde quiera que esté el paisaje e independientemente de su grado de identidad estética o ética del mismo. Después están la excepciones, casi siempre en la dirección positiva.

   Por tanto, en la literatura los gestos son tan importantes como la propia realidad exterior o interior que cada autor asume e interpreta. Gestos que son perceptibles y son luz para los lectores ayudando a reparar, en el proceso intelectual, más de un alma averiada en cenáculos de la vida literaria.

   Por ello, cuando Fanny Rubio publicó la novela El hijo del aire (Planeta, 2001), pudimos ver en aquella búsqueda de la verdad un gesto de necesidad moral imperativa, pero que no era fácil de hallar en nuestro país en escritores o escritoras del rango de Fanny Rubio con la nitidez y el alcance requerido por el objetivo no solo de conseguir etiqueta literaria, sino por el propio objetivo moral de los lectores que nos acercamos a esta historia.

   Entonces se publicaron otras novelas o traducciones con la verdad necesaria como gran gesto: El jardinero fiel (John Lecarré) o El niño de los coroneles (Fernando Marías). Pero Fanny Rubio , que ya había dejado en La sal del chocolate (Seix Barral, 1992) las huellas de una verdad que desvelaba la radicalidad de la hipocresía, de la traición, proseguía reveladoramente aquel camino por el que recogía personas necesitadas de verdad. Así, en esta última, aparece una actualísima y comprometida frase que construye uno de los gestos que, hoy, sostienen la idea de que hay textos que terminan saliendo de su marco literario para ser gestos colectivos: “A los muertos no se les deja en paz hasta que, en este país, alguno diga lo que muchos de ellos quisieron que se dijese”, le responde Veronés a Céspedes. Esto después de poner acento a una plaza de mayo cuyos ecos llegan a España y se mezclan con otros ecos renacidos que invocan la necesidad de que la memoria no sea un instante de emoción o de comercialización de la moral.

   Por ello, la lectura de Fanny Rubio pasa de ser un acto de esclarecimiento literario a ser un acto necesario de ánimo vital, de esperanza en la recreación de algunos personajes.

   Literatura, gestos y memoria es un modo que pocos escritores han sabido dirimir en el marco de una obra como Fanny Rubio. La solidez de su poesía no deja dudas a lo dicho anteriormente de sus dos novelas. Todo en un dinamismo asumido para crear una opinión y hacerla avanzar también en la vida literaria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s